CIAO, MI AMOR


Esta es la última noche que hemos dormido juntos. No es que sea yo una cualquiera, es que ya he tenido suficiente. Espero que no te moleste, pero creo que no das más de ti. No puedo pasar ni un día más a tu lado. Quizá si, el que acaba de empezar que no dará para mucho.

Con esto no quiero que te enfades. Pero sí, es una despedida. Sabes que soy incapaz de engañar a alguien. Además ahora me he vuelto a quedar sin trabajo y mi estómago no está pletórico precisamente, por tanto es mejor poner tierra de por medio y que nuestra relación acabe aquí. Aún así, no creas que te has portado mal conmigo. Nada de eso. Lo que pasa es que, como todas las parejas, hemos tenido nuestras diferencias. El comienzo de nuestra relación fue bastante complejo. No me pasabas un duro, me tenías todo el día en casa, yendo al gimnasio y consumiendo Anatomía de Grey como si viviera en la cárcel. Lloraba no solo por las idas y venidas de Meredith y Derek, sino porque me veía perdida… Qué mujer hecha y derecha (o izquierda) soporta eso durante 5 largos meses? Lo siento querido… ahí sabes que no diste la talla.

Bueno… quizá estoy siendo un poco brusca. Es cierto que me conoces bien, y que poco a poco fuiste dejando que aparecieran en mi camino una serie de personas que arrojaron luz cuando menos me lo esperaba. La verdad es que te lo agradezco enormemente. ¿Te acuerdas de esa historia que te conté, en la que dos personas después de haberse despedido deshicieron el camino para volverse a encontrar y besarse? Me acuerdo que te pareció algo surrealista… y a mi también. Pero fue verdad. Y hoy que me despido de ti, te diré que yo fui la persona a la que le pasó. Ese día todo comenzó a cambiar, y todo lo has propiciado tú. Empezó a cambiar porque hice CLIC. Me ayudaron a hacer CLIC en cuestión de dos dobles de cerveza y una sesión de confesiones en Malasaña. Empezó a cambiar porque decidí no bañarme más en recuerdos. Cambió porque yo quise. Y desde esa tarde que se convirtió en noche, ahora salgo a la calle con otra cara. Fíjate, y tú que no tenías ni idea de todo esto…

Parece que esa vuelta de tuerca siguió dando sus frutos. O tal vez fue mi suerte. Pero también te agradezco enormemente que, tras celebrar bien celebrado mi fin de semana favorito del año y haber bailado al son de Phoenix en mi tierra, solo tú supiste como darme una alegría mayor, y hacer que contribuyera en hacer ver que “Este País Merece la Pena”. (La verdad que ahí te portaste…otros me hubieran dejado todo el año a dos velas, no se habrían dignado a marcar mi número…). Uno con otro, uno con otro… me has sabido sorprender contando conmigo en muy diversos programas de televisión. Has sabido por tanto, darte cuenta de que me encanta probarme en todos los sentidos de la palabra: Me ha dado igual aprenderme la vida, obras y milagros del Rey Juan Carlos, que encontrar carpinteros o fruteros con chispa que supieran contarme chistes de su trabajo. He estado encantada localizando frikis y hablando con fans que darían una muela por sus ídolos o hablando con un periodista cachondo sobre las pifias económicas del Ayuntamiento de Madrid en la terraza del Círculo de Bellas Artes… aunque bueno, un directito para cuándo? Si me dolía la boca de pedirte trabajo, has cumplido, y además me has puesto a prueba. Y siento decirte cariño, que esta batalla (aunque vuelva a estar engordando la cola del paro) la he vuelto a ganar yo. Que lo sepas.

En el fondo te agradezco más cosas. Pero no te las puedo decir todas seguidas, porque te vienes arriba. De hecho quiero que nuestra relación acabe aquí porque parece que soy yo la única que tira del carro. La única que dice las cosas como las siente. O al menos, me quejo abiertamente de que nos rodeamos de entes que piensan en emoticonos, que se comunican trascendentalmente por whatsapp y que hablan “claramente” por email. Y yo la primera. Y eso no me gusta. Ha habido veces que aun durmiendo “contigo” he sentido el mismo vacío que si no estuvieras a mi lado. Sin mirar a nadie, lo digo en general, te lo digo a ti, que sabes a lo que voy. Desde luego, con quien sí he convivido y mucho ha sido conmigo misma. Sé lo que quiero, y sé también como no quiero ser. Se lo que anhelo y lo que deseo. Y sintiéndolo mucho, ya no entras en mis planes. La Espe de 2014 también se va contigo, porque pasa de medias tintas. Eso sí, se va con el afro recién arreglado y en vías de tener la cara como el culo de un bebé, que también le está costando…

Me has llevado a Cuenca, Ibiza y Exeter. No ha estado mal del todo, aunque te podías haber estirado más… (o es que no sabes qué es lo que más echo en falta??). De esos tres destinos, me quedo con el último, por la calidez de sus huéspedes. Por la dulzura de quien me estaba esperando allí. Porque (lo siento, no te celes), sabes que es quien más quiero en el mundo.

Afortunadamente a los míos los has dejado como están, pero anda que te has lucido con los de otros… vaya! No, en serio… que sepas que siempre guardaré un buen recuerdo de ti. A pesar de que me hayan despedido el día antes de Nochebuena, estar con gastroenteritis, y la Navidad siga haciendo que me eche a temblar. Te agradezco infinitamente que me hayas acercado un océano a la gente que de verdad aprecio tantísimo. Pero insisto, esto acaba aquí. Voy a darle a tu sustituto exactamente el mismo tiempo que te di a ti, que aunque sea impar, viene con otra cara de inicio, y eso me gusta. Voy a darle, como te digo, el mismo tiempo para que se convierta en el mejor año de mi vida.

Ya está todo dicho. Ciao, mi amor.

E. DSC_0571

Anuncios

4 comments

  1. Diana · diciembre 31, 2014

    Que bonita despedida, si me dicen adios con esas palabras caería rendida a los pies de 2.014!! Eres maravillosa sobri, escribe, escribe, escribe la belleza de tu escritura embellece cada palabra aun más!
    Feliz 2.015 cariño!

  2. MARIA JOSÉ MUÑOZ MUÑOZ · diciembre 31, 2014

    Grandisima Espe…eres muy grande…reconozco.ke.al.principio me.has despistado un poco pero enseguida he.encontrado el.sentido… Tienes.razon y.ojala Dios te.siga.rnseñando .esas.enormes.fuerzas ke tienes dentro. Tkm Feliz noche y.feliz año

  3. Isabel · enero 1, 2015

    Eso es!!! Con dos cojones!! Vale,ovarios… Un aplauso sobri The Best

  4. Mamá · enero 4, 2015

    Madre mía, hija!. Acabo de leer estas palabras de Chicago últimas tuyas de 2014. Me encanta. Te apoyo. Te quiero.
    ¿A quién habrás salido?. Un beso mi amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s